Productos Gourmet
Selección de productos gourmet de fabricación artesana e ingredientes de origen natural, perfectos para aderezo, aperitivos y comidas, en conserva. Sin alérgenos y aptos para dietas especiales.

Filtros activos

  • Elaborador: La Ermita
GARBANZOS CON ESPINACA Y...

GARBANZOS CON ESPINACA...

Precio 7,50 €
GARBANZOS CON ESPINACAS Y BACALAO:
Es uno de nuestros platos más completos y saludables que aporta los nutrientes y energía necesaria. Éstos garbanzos están elaborados con ingredientes naturales, sin aditivos ni conservantes y sin gluten, contiene pescado. Preparación esterilizada. Listo para consumir previo calentamiento.
Los ingredientes que  forman éste plato son: Garbanzo Pedrosillo un 41%, bacalao desalado contiene un 17%, espinacas 3%, patatas, cebollas, zanahorias, puerros, tomates, aceite de oliva virgen, ajo, sal, pimentón y agua.
Conservar en un lugar fresco y seco.
Historia: Potaje de vigilia, de cuaresma, considerada como una de las elaboraciones más emblemáticas de la gastronomía española de cuaresma y semana santa. Éste plato tiene su origen en un antiguo precepto de la religión católica que prohibía comer carne los viernes de cuaresma.
FABADA ASTURIANA

FABADA ASTURIANA

Precio 9,00 €
FABADA ASTURIANA:
Tradicional fabada, elaborada con fabes de calidad y carnes ahumada que le aporta ese sabor tan auténtico. Cocinada con los mejores ingredientes naturales de Cantabria, sin conservantes ni aditivos, preparado de manera estilirizada, no contiene alérgenos, no contiene gluten. Listo para consumir previo calentamiento. 
Ingredientes de la fabada asturiana: Un 56% de fabes, morcilla asturiana que contiene: tocino de cerdo, cebolla, sangre, pimentón, ssal y tripa natural de cardo. Chorizo asturiano que contiene: magro de cerdo, panceta, pimentón,sal, ajo y tripa de natural de cerdo. Panceta cruda, aceite de oliva, pimentón, sal y agua.
Conservar en lugar fresco y seco.
Historia: La fabada empieza a consumirse en Asturias en el siglo 16 aproximadamente. Es de origen humilde compuesto por fabes  y piezas de carne procedentes del cerdo, especialmente se consumía para combatir el frío norteño de Asturias.
COCIDO MONTAÑÉS
  • Fuera de stock

COCIDO MONTAÑÉS

Precio 7,00 €
COCIDO MONTAÑÉS:
Elaborado de manera tradicional y con los mejores ingredientes cántabros, es un plato muy sabroso sin conservantes ni aditivos, preparación esterilizada, no contiene gluten. Listo para consumir previo calentamiento.
Ingredientes del cocido montañés: Alubia blanca de riñón un 43%, un 20% de carnes ahumadas: panceta, morcilla de arroz que contiene: arroz, sangre, cebolla, manteca de cerdo, sal, especias naturales y tripa natural de vaca; chorizo, el cual contiene: magro de cerdo, tocino de cerdo, pimentón, sal, ajo, especias naturales y tripa natural de cerdo; tocino, berza de asa un 14%, patatas, zanahoria, cebolla, ajo, aceite de oliva, pimentón, sal y agua.
Conservar en un lugar fresco y seco.
Historia: Es un plato calórico y fuerte que se ha consumido como plato único y frecuentemente en los meses de invierno en las zonas de montaña del cantábrico y a diferencia de los otros cocidos no lleva garbanzos, se come con todos los ingredientes a la vez, sin separar la sopa del resto.
OLLA FERROVIARIA

OLLA FERROVIARIA

Precio 8,50 €
OLLA FERROVIARIA:
Éste es un plato tradicional de cuchara como los de antes, elaborado a base de alubias rojas y carne de matanza; sin aditivos, sin conservantes y sin gluten. Listo para consumir previo calentamiento.
Los ingredientes de la olla ferroviaria son: Un 45% de alubia roja, panceta, morcilla de arroz que contiene: arroz, sangre, cebolla, manteca de cerdo, sal, especias naturales y tripa natural de vaca. Chorizo que contiene: magro de cerdo, tocino de cerdo, pimentón, sal, ajo, especias naturales y tripa natural de vaca. Tocino, patata, zanahoria, cebolla, ajo, aceite de oliva virgen, pimentón, sal y agua.
Conservar en un lugar fresco y seco.
Historia: Todo empezó en el tren de la Robla (ferrocarril Bilbao-Robla) inaugurado en 1894, donde se guisó la primera olla ferroviaria por parte de los maquinistas, fogoneros y guardafrenos de la época. Los empleados del ferrocarril soportaban largas horas de trabajo y a veces con frío extremo, por ello necesitaban una comida caliente y nutritiva; no obstante tenían  problemas para encajar la hora de la comida con sus quehaceres, la solución fue realizar la comida sobre la marcha, aprovechando los recursos de las máquinas. Así nació éste plato.